Niebla, más que novela, es nivola.

Uno de los libros que más me han gustado ha sido la novela Niebla de Miguel de Unamuno por que es un libro que de verdad hace pensar, de esos que te hace filosofar con gusto mientras los lees por la noche. Para leer este libro es necesario estar abierto a llevar esas cuestiones filosóficos a uno mismo y así obtener todo lo que nos da esta obra maestra.

Antes de hablar sobre la obra como tal, hemos de conocer un poco el contexto y a la generación del 98 a la que Unamuno pertenece. La generación del 98 fue un conjunto de escritores, entre los que destacan Antonio Machado, Pío Baroja y Azorín; que centraron su tema principal sobre la decadencia española( desastre del 98), Castilla, la esencia española y las cuestiones filosóficas. Se caracterizó por hablar sobre la decadencia española con el objetivo de regeneración de España. Los ámbitos que más cultivaron los escritores fueron el ensayo, la novela, los artículos periodísticos y en una menor medida la poesía.

Esto es más que un análisis, porque no vengo a hablarte de los miles de análisis que habrán de esta nivola en Internet, yo lo que quiero es filosofar sobre diferentes cuestiones planteadas en Niebla y desarrollarlas. Con esto quiero hacer un tributo a Unamuno que considero que es más que un escritor, es un gran pensador y creo que uno de sus objetivos al escribir este libro es hacer pensar al lector y conmigo lo ha conseguido y yo os quiero transmitir sobre lo que más me ha hecho pensar Niebla.

También os quiero hablar sobre esto, para que entendáis más el concepto de nivola. La nivola es un nuevo género literario que creó Unamuno para referirse a sus novelas, porque a diferencia de muchas novelas, éstas se centran en la intrahistoria en la que no resalta el protagonista por su posición o estatus, sino por ser alguien común, uno más, además destacan los monólogos que Unamuno hace que cobren gran relevancia y sean muy ricos para el lector que los lee.

Ideas y anotaciones

Los hombres no sucumbimos a las
grandes penas ni a las grandes alegrías, y es porque esas penas y
esas alegrías vienen embozadas en una inmensa niebla de pequeños
incidentes. Y la vida es esto, la niebla. La vida es una nebulosa.

Pasaje de Niebla página 14 (Primer monólogo filosófico de Augusto)

Ya el mismo titulo de la nivola, lo veo como una invitación a lo filosófico, a descubrir lo nuevo, lo oculto que se encuentra tras ese mar de nubes a baja altura llamada niebla. La niebla no se dispersa de manera instantánea, sino que tiene su proceso como todo en la vida. Es por ello, que Unamuno quiere ir en Niebla haciendo que de una completa niebla se descubra ante los ojos del lector la solemne claridad en torno a Augusto y su descubrimiento de que es ser y su predestinado destino. Esta es una anotación de gran relevancia para el lector ya que es la primera muestra de los monólogos filosóficos que acompañarán al protagonista durante el transcurso de la nivola y que tendrán una riqueza digna de admirar sobre las cuestiones filosóficas.

“Anarquista, sí. Porque mi anarquismo consiste en eso, en eso
precisamente, en que cada cual se sacrifique por los demás, en que
uno sea feliz haciendo felices a los otros, en que…”

Pasaje de Niebla de la página 99. Tío Fermín.

Esta es la anotación que más me ha marcado, se trata de un diálogo entre Augusto y el tío Fermín que es anarquista y le explica la forma de su anarquismo, que no es aquella que promulga el caos, sino la que contribuye a un mundo mejor, aquella que busca la felicidad haciendo felices a los demás.

Estas frases de Fermín han calado de forma inminente en mí, que han dado sentido a muchas cosas de mi vida y que veo con claridad lo que soy, anarquista de la felicidad. Vivimos en tiempos convulsos donde vivir parece más que complicado, dónde el mundo es dañino, sólo encontramos odio, guerra, polarización… Parece que frente a todo esto que ya tiene establecido la sociedad no hay cambio posible, pero yo creo que sí lo hay, el cambio lo hacen aquellos que luchan por los demás con la justicia, con la paz y con amor, las armas de este anarquismo. Estos que cambian el mundo, gente de mi alrededor que hace grandes cosas, que confrontan y ganan pequeñas batallas contra esto que llamamos el pesimismo, el odio, el egoísmo, el individualismo extremo, la deshumanización y la violencia. Como este pasaje lo dejó sin final con los tres puntos voy a continuar para darle un buen final a esta anotación.

¿Anarquista?
Anarquista sí. Porque mi anarquismo consiste en eso, en eso precisamente, en que cada cuál se sacrifique por los demás, en que uno sea feliz haciendo felices a los otros, en que mis actos sean agua del vaso a rebosar, que mi gratitud eterna por la vida sea la flor que aliente a aquellos que no encuentran sentido a ésta, que el dar sin recibir sea la mayor,sea mi mayor regalo de vida, porque vida es esta y es maravillosa. Yo mi vida la quiero dedicar en la búsqueda que todo ser humano ha de tener que es ese río bello que nuestra vida es, que nosotros elegimos como sea nuestra felicidad y como seamos alimento de felicidad a los campos que hacen bello este mundo, porque ese río tan cristalino es la pureza del ayudar.




Yo quiero ser anarquista de la felicidad, quiero dejarme guiar por aquellos que dedican su vida a otros, aquellas que luchan por los derechos de las mujeres en países dónde el alzar la voz ya conlleva una condena, esos periodistas involucrados que informan de la verdad, esos políticos que miran por los demás, existen aunque cuesten verlo; los científicos y los médicos que salvan a los demás; a los voluntarios que se dedican a la labor social; a los abogados y jueces que velan por la justicia…

Solo se aprende a vivir viviendo, y cada hombre tiene que recomenzar el aprendizaje de la vida de nuevo…

Pasaje de Niebla página 115

Esta cita también siento que tiene gran relación con un día que tuve allá por el mes de marzo que fue un día horrible, me acuerdo que tenía ganas de estar solo y había una gran niebla, me subí a la montaña más alta a contemplar la niebla y buscar la claridad, no en el paisaje, sino en mí mismo. Y escribí esto que va relacionado con el estar nublado mi ciudad y yo mismo. Aquel día aprendí un poco más a vivir viendo.


Hoy no me encuentro a mí mismo, la mar llena de mis emociones, mis nubes con sus llantos que nunca caen, mis grosos errores que hoy a puerto llegan infundiendo miedo ante mí, porque una barbarie y irresponsabilidad humana la de otorgarnos la libertad de elegir. Pero yo he tomado caminos de púas, he traspasado las barreras de mis ideas y me he cometido crímenes a mi mismo y a los demás, pero si aún poner remedios puedo, he de ponerlos, porque la libertad otorgada al ser humano también es la libertad de curar aquellas heridas que dañan nuestro pensar.

Aquel día de Marzo

“Pienso, luego soy —se decía Augusto, añadiéndose—: Todo lo que
piensa es y todo lo que es piensa. Sí, todo lo que es piensa. Soy,
luego pienso.”

Página 303 de Niebla

Aquí Augusto quiere justificar su existencia basándose en la gran frase del gran filósofo René Descartes del siglo XVII. Con esta frase se afirma que se realiza la acción y es con ese mismo acto que confirma la existencia, por eso la misma frase con otro verbo es igualmente verdadera. Como por ejemplo: amo, luego soy; respiro, luego soy; vivo y luego soy.

Tú ¿qué sabes lo que es querer? Careces de experiencia. Tú sabrás lo que es una fusa o una corchea, pero lo que es querer…

Pasaje de Niebla página 132. Eugenia

Aquí podemos ver cómo Eugenia tiene desaprensión por casarse con Augusto, ya que no es un amor de verdad y sólo les interesa a terceros su compromiso. El amar o querer a alguien tiene que carecer de intereses, aquel amor que te cobre por ello es que no han encontrado la fórmula correcta, porque el amor ha de sentirse hacia otra persona y por eso es un sentimiento. El caso de los matrimonios forzosos era un caso más habitual a principios del siglo pasado, aunque cabe señalar que esto sigue ocurriendo en el mundo e incluso en España, a pesar de que no lo queramos ver. Yo considero que este tipo de compromisos( amistades y relaciones especialmente) deben de tener una total repulsión y condena por parte de la sociedad, ya que según veo yo el ser humano está predestinado a amar, y cuando quiere amar, se refiere a querer a alguien y que este amor sea recíproco, sin intereses ni contratos de por medio.

“Y hay que corroer. Y hay que confundir. Confundir sobre todo,

confundirlo todo. Confundir el sueño con la vela, la ficción con la

realidad, lo verdadero con lo falso; confundirlo todo en una sola

niebla. ”

Pasaje de Niebla página 276

En esta anotación se habla de lo que es la definición de Niebla para Unamuno que es la confusión de la vida. Todos en algún momento de nuestra vida nos encontramos con una confusión que provoca una niebla que no nos deja ver el más allá, no sabemos a dónde ir, parece que nos encontramos solos, tenemos miedo a dar un paso en falso, tenemos vacíos existenciales, cuestiones que han de ser resueltas, pese a ello hay algo que hace que nos despeje todo y que veamos el camino de nuestra vida. A veces es alguien que nos ilumina en la oscuridad, otras veces somos nosotros mismo que al hundirnos en lo más profundo subimos hasta la superficie, en otras ocasiones son los acontecimientos que nos llevan a tierra firme. Aunque sea complejo llegar a tierra después de hundirse en pleno océano, nadaremos y llegáremos porque eso es lo bonito de la vida y es lo que todos hacemos en este río llamado vida.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s