Quiero, quiero ser feliz

Parece que la vida es un sin sentido, parece que el mundo está en la catástrofe. El mundo es caos.

El mundo es caos, el ser humano tiene la posibilidad de embellecer ese caos o de manchar el caos.

LVMundo

Somos navegantes que eligen el rumbo de nuestra vida. Tenemos que decidir prácticamente sobre todo, hay decisiones francamente difíciles que nos cuesta tomar ya que tenemos miedo a las consecuencias más que a la propia decisión.

Tomamos decisiones con el objetivo de ser felices, es algo propio en todo ser humano y que la antropología ha encontrado como un rasgo común que tenemos sin depender del origen, cultura, ideología…

Todos tenemos aspiraciones, objetivos y sueños, con un fin común que es el de la felicidad y el tener una vida placentera. Muchos seres humanos se han desviado de este camino y han tomado un camino agreste, lesivo y traicionero en el que sólo han encontrado el odio que es el mayor arma de destrucción masiva. Y el odio está en una lucha continua con el amor, como si fueran dos fuerzas que se contraponen y mueven el mundo para el bien o para el mal.

Es ahora cuando me acuerdo de aquellas personas, de mi abuela que con su cariño me llenó el corazón y que allá dónde esté descansa en paz; de mi amor que me enseña lo que es verdaderamente amar a pesar de mis cagadas; de mis familiares, de todos esos jóvenes idealistas que se esfuerzan por cambiar el mundo, de la gente cercana a mí que con sus gestos de bondad luchan por inclinar la balanza del amor y del bien frente al enemigo llamado odio. Esta es una pugna constante en la que sólo el sucio odio juega de forma bruta que hace que la lluvia de rojo tiña este mundo con inocentes que no volverán a abrir sus ojos tras el veneno de metal que llega a sus ojos y a su cuerpo.

El amor es la belleza de un atardecer

Yo lucho en esta guerra, sin escopetas ni fusiles, en el bando del amor y el de la felicidad, aunque a veces nos sintamos llenos de odio y furia que queramos desprender, esto más complejo de lo que pueda parecer. Yo hay días que me alisto a ese bando del odio, pero intento escapar de ahí, porque sé que solo me traerá la infelicidad de la vida, me gritará los complejos a los que como una llama me consume y me mata, y que les puedo vencer fácilmente si estoy en ese bando del amor y la felicidad. Esta guerra no es fácil, es una guerra silenciosa y que perdurará para el fin de los tiempos, pero mi objetivo como combatiente es hacer que se incline a nuestro favor con las armas que no hieren, sino con aquellas con las que se busca un futuro mejor y hacer feliz a los demás.

Hace bastante tiempo que nací y he encontrado finalmente mi sino. He hallado el sentido de la vida y mi aspiración, yo resto importancia a lo material y al dinero que también es relevante pero en su cierta medida; para mí lo que más quiero es ser feliz y mi felicidad es rodearme de aquellos a los que quiero, servir a los demás sin recibir nada a cambio, defender la justicia y la verdad y luchar por humanizar este mundo tan deshumanizado. No hay nada que me dé más la felicidad que que yo consiga estas metas y que haga feliz a los demás.

La felicidad la hallo, haciendo feliz a los demás y me moriré tranquilo si lo he conseguido. Mi felicidad es que los demás sean felices y ese es mi objetivo.

LVMundo

Quiero ser sabio, sabio quiero ser en esta vida. No pensemos en sabio de saber mucho de una cosa . Según mi significado de sabio, que yo defiendo, una persona sabia no es aquel que sepa mucho de química pero luego dedique esos conocimientos a hacer el mal, como en el holocausto en la que los científicos desarrollaron cámaras de gas con la que exterminaron a gran parte de los judíos que vivían en Europa. Sabio es aquella persona que tiene una serie de conocimientos y que con el saber práctico moral que tiene, aprovecha sus conocimientos para hacer el bien y ayudar a los demás. No sé si seré un sabio o no, pero aspiro a serlo, aunque eso juzgenlo ustedes mis queridos lectores, yo no soy quien para juzgar eso.

Espero haberles hecho reflexionar y me alegro de enseñarles mis aspiraciones en la vida que no es más que ser feliz y que ustedes lo sean, porque su felicidad es mi felicidad; sus ganas y mis ganas de cambiar el mundo, son el aliento de muchas personas, incluido yo mismo; vive, ama y sé feliz dónde quieras que estés lector que me está leyendo.

Videopoema de Luz de tarde Alegría 1947 José Hierro

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s